viernes, 6 de febrero de 2009

ACOSO CON RITMO DE SKA II

Ahí empezó el otro acoso, mi especialidad las cartas. En cartas larguísimas, que no estoy segura que él leyera, le confesaba mi “amor incondicional”, le decía que no me importaba si el “no gustaba de mí” porque yo con verlo era feliz, le pedía que no se sintiera incómodo con mi presencia y que si él me lo pedía yo dejaba de ir al “grupo” (parroquial); y un montón de estupideces por el estilo. A través de mi amiga me enteraba de “sus movimientos” y sufría cada vez que lo veía con otra chica, lo que era muy común ya que el muchacho era muy popular entre las féminas adolescentes.
Si calculo bien, fueron como 2 años de persecución, y en el medio hubo un par de acercamientos, pero nunca concretamos nada. Una vez fue hasta mi casa para avisarme de un “baile” que se hacía en la casa de nuestra amiga celestina, (en esa época yo no tenia teléfono y vivía más lejos que el resto) no podía creer cuando mi hermana me dijo te busca J, todavía me acuerdo estaba estudiando para la prueba de latín y como no le creí, salí en pijama y toda despeinada, me quería morir cuando lo vi. Obviamente después, se divirtió a costa mía diciéndole a todo el mundo que me encontró durmiendo la siesta a las 8 de la tarde.
Ese tipo de acercamientos estuvieron presentes siempre, eran tonteras pero a mi me hacían feliz, como regalarme caramelos para mi cumple, avisarme de una salida de último momento o acompañarme a esperar el colectivo, en realidad eran gestos que todos los varones del grupo tenían, pero viniendo de él para mi eran especiales. Pero hubo dos hechos que aceleraron mi corazón y me hicieron pensar, se me va a dar.

El primero fue en uno de los numerosos cumpleaños de 15, había a modo de centro de mesa un jarrón con rosas, la quinceañera invitó a todas sus amigas a sacar una, no alcanzaron las de mi mesa, el se levantó buscó una de otra mesa y me la trajo, todavía la guardo en mi caja de recuerdos.

El segundo momento, fue en un baile, de los tantos que organizábamos, no sé cual era el motivo, pero seguro era el verano del ‘89, porque me acuerdo con lujo de detalles, como estábamos vestidos los dos. Yo, camisa de flores celestes y verdes (tonos pastel) con cuello bebé y hombreras, minifalda de jean (muy corta, a los ojos de mi hermano), zoquetes verde fluor (eran un espanto pero estaban de moda) y mis zapatillas Topper blancas impecables. Él, camisa Gregorio (acá eran lo más) azul claro con dibujitos blancos diminutos, jean y zapatillas Nike air. Hasta ese momento todos habíamos bailado con todos, pero el Gordo, que hacía a las veces de DJ, dejó solo la luz negra (en esos bailes convertíamos la casa de turno en un verdadero boliche) y largó los lentos, J se me acercó, me tomó del hombro y ahí empezamos a bailar. Todavía, cuando siento el perfume del Colbert Noir, recuerdo cómo se sentían sus manos en mi cintura. Fue la primera y creo que única vez que bailé un lento con J.



Este era el tema con que el Gordo empezaba los lentos, y este fue el primer lento que bailé en los brazos de J

5 comentarios:

killer queen dijo...

Que lindo recuerdo.....Se extrañan los amores platonicos.

ladyjojo dijo...

desde que me puse de novia POR UNA SEMANA c uno del grupo PARROQUIAL.... NO FUI MAS A LA IGLESIA !!!!

y me hice atea, jajaja no mentira esto no, pero creo que el amor parroquial es lo peor q hay jajajaja

AnDy dijo...

La ropa, me muero jajajjaa.. que cosas nos ponìamos?.. las topper blancas, fueron mis primeras zapatillas de marca.
Nosotros no haciamos "asaltos" jajaj.... y nada fuè tan importante en mis primeros años de adolescencia como para recordarlo. Exepto el que me diò el primer beso, pero mejor olvidarlo!
Besitos... espero màs!

Alelu dijo...

Killer: creo que a pesar de todos los "sufrimientos" de esa época, este amor es uno de los mejores recuerdos de mi vida, me enternece recordarlo.

Lady: A mi no me quedaba otra, iba a una escuela de "solo chicas" y a los deportes nunca le hice...donde buscaba hombres sino jajaj.

AnDy: Yo era re-fashion, estaba vestida al último grito de la moda (creo que después murió)Y eso que no conté como estaba peinada.

Pilar dijo...

No borres nunca de tu mente ese momento de emoción!!!... y te lo dice una abuela que tambien tiene sus recuerdos. Besos linda.Pilar