miércoles, 4 de febrero de 2009

ACOSO CON RITMO DE SKA

Anteayer como todos los lunes, me calcé las zapatillas y la “jogging” y me fui a hacer la deportista por el parque. Esta es una rutina que empecé hace como 4 meses, no es nada, del otro mundo, es más, para ejercicio físico es muy poco, pero es mi terapia de relax ya que voy sin otra cosa más que mi botellita de agua y mi mp3; y justamente este aparatito es el que me inspiró para este post. Con los Fabulosos Cadillacs a sonando a full en mis oídos empecé a recordar, una parte de mi vida que bien podría ser musicalizada con temas de ellos y los lentos de los Enanitos Verdes y Pueyrredón (también algunos de Eddie Sierra alguien se acuerda??)
Corrían los últimos años de la década del ’80, años ’88 y ’89 para ser más precisa, una tímida Alelú empezaba su itinerario por cumpleaños de 15 varios. Sobre todo los del numerosísimo grupo parroquial de jóvenes, para variar no era de las más grandes pero tampoco la más chica, por lo que al primero asistí a los 13 (a principios del 88) y al último como a los 17 (a principios del 92). Para los que ya sacaron la calculadora, les ahorro el trabajo, en julio cumplo 35.
Fue precisamente en uno de esos cumpleaños, con los Cadillacs de fondo, que Cupido me agarró desprevenida, y ahí empezó mi etapa de acosadora.
A J lo conocía hacía mucho tiempo, desde los 9 más o menos, pero no éramos amigos ni mucho menos, yo sabía su nombre, el conocía el mío pero nada más. Abril del ’88, cumple de 15 de “mi mejor amiga” de turno. Con "El Genio del Dub" sonando de fondo, la torpeza propia de los púberes (de ese tiempo) y cuando ya el resto estaba bailando, J se acercó a mi, agarró la manga de mi camisa con “jabot” y me lanzó un “vamos a bailar”, no sé si fueron las luces de colores, el “flash” o la luz negra, pero ahí mismo tuve una revelación. Al día siguiente le confesé a dos de mis amigas “ME GUSTA J”, y ahí mismo empezó una tarea de espionaje digna de James Bond o Ethan Hunt. Tenía una conocida del barrio que era compañera suya de la escuela, a través de ella y sin decirle cual de las tres era la interesada le mandamos una carta que decía algo así como: “Me gustas mucho, si te interesa conocerme completa los siguientes datos y yo me contacto con vos” Y venía un listado de datos dignos de un formulario de migraciones. De más esta decir que la carta volvió y así me enteré de su segundo nombre, su comida preferida, su música favorita (obviamente los Cadillacs estaban en la lista), la cantidad de hermanos que tenía (yo solo conocía uno) y lo más importante, su número de teléfono. La primera vez que llamé a su casa, sabía que seguramente a esa hora estaba en la escuela, pero lo hice para chequear el número. Con el pasar de los meses y los cumpleaños, empezamos a ser amigos, es más una vez, en lo que yo consideraba el súmun de la felicidad, a la salida de un cumpleaños mi papá lo llevó a su casa (a él y 3 más) en el auto. Al día siguiente me dio un beso en la mejilla y me dijo “Gracias por lo de anoche” yo tocaba el cielo con las manos; si me encontrara ahora, la frase tendría mucho más sentido y seguro más efusiva (bueeeeena la come hombres jajaja).
J no era lindo, era bajito, tenía los dientes chuecos y el pelo como al descuido, pero era gracioso, simpático y sabía con exactitud qué, cómo y a quién decirle las cosas. Así conquistó a casi todas. Todo el misterio inicial al poco tiempo diluyó, y todos sabían que yo “gustaba de J” (incluso el cura de la parroquia). Obviamente el también lo sabía, y se aprovechaba de la situación, un día me saludaba recontra eufórico y al otro, ni la hora. Teníamos una muy buena amiga en común que hacía todo lo posible por unirnos, pero estaba claro yo no le interesaba. De todas sus admiradoras yo era la que contaba con el visto bueno de los amigos, de la familia (me hice muuuuy amiga de su hermano), de todo el mundo menos de él. Una vez le dijo a nuestra amiga que él pasaría más tiempo con nosotras si yo no estuviera tan pendiente de sus movimientos. Ahí empezó el otro acoso.......

6 comentarios:

Alelu dijo...

La historia sigue...pero se hacía larguísimo el post...J fue quien me dio mi primer beso

killer queen dijo...

"era gracioso, simpático y sabía con exactitud qué, cómo y a quién decirle las cosas."

...esos son, los que siempre nos traen muertas!! :D

Mariscal dijo...

Alelu:

En toda relación, el que sabe que tiene ventana, es el que decide cuando la misma comienza o termina.

AnDy dijo...

Que lindo recordar los primeros "amores", las primeras cosquillas, las primeras miradas. Làstima que la mayorìa no fuimos correspondidas jajaja.

AnDy dijo...

Ah,.. pero me perdì de que te dio el primer beso... Siga entonces con otro post!!!

Alelu dijo...

Killer: Tal cual, lo peor es que 20 años después, sigo cayendo en las palabras de ese tipo de caballeros.

Mariscal: con el tiempo lo fui aprendiendo.

AnDy: Voy a seguir con la historia, porque si bien hubo beso, no fui correspondida :( , pero me quedó un recuerdo que hace que mi corazoncito sonria.