miércoles, 18 de febrero de 2009

ACOSO CON RITMO DE SKA III (última parte)

Del Acoso al Primer Beso

Como dije anteriormente, con J tuvimos muchos acercamientos, muchas veces provocados por mi, producto de mi acoso constante. Más de una vez lo invite a los cumpleaños de mis compañeras (yo iba a una escuela de “señoritas”) y conseguía tarjetas para el y sus amigos.

Lo máximo de mi acoso llegó en lo que yo creí sería mi gran oportunidad, sin amigos, sin conocidos, solo él, yo y toda mi familia. Era el cumpleaños de una prima, y ella para hacerme “la pata” me dio una tarjeta para él. Cuando lo invité, advirtiéndole que iban mis viejos y hermanos, para mi sorpresa me dijo que SÍ. Yo no lo podía creer, estuve toda la semana preparándome y sin importarme nada, era fin de trimestre en la escuela y desaprobé como 4 pruebas, pero yo ni me inmutaba, sólo tenía cabeza para prepararme y pensar qué me iba a poner esa noche.
A la hora indicada estábamos (mi familia y yo) en la puerta de su casa, y después lo único que me acuerdo es que se sentó a mi lado y su perfume inundó todo el auto (esa era mi sensación). Yo estuve toda la noche como flotando y él al principio tímido y silencioso, hasta que empezamos a bailar, ahí quedamos “solos” (sin mi familia). En un momento fuimos a sentarnos y ahí empezó mi tortura, cuando lo tenía justo donde yo quería, cayó el pesado de uno de mis primos, que lo conocía de la escuela, y no se nos despegó más.

Dos semanas después era mi fiesta de 15, y fue todo un desastre, cuando lo empujaron para que baile el vals conmigo, el “disc jockey” lo cortó y arrancó con los temas para bailar; y durante la noche cada vez que el amagaba para bailar conmigo, aparecía algún amigo, primo o tío empedado y me agarraba al grito de “tengo que bailar con al quinceañera” ahhhhhhhhhh….. ¡Cómo desee no tener familia esa noche!

Después de mi cumple, me tuvo una semana diciéndome que necesitaba hablar conmigo, mi imaginación volaba a mil por hora, ya me veía de blanco entrando en la Iglesia y el esperándome en el altar, jajaja. Al final la charla se dio una semana después, a la salida del grupo, me dice, te espero en la escalera de la Muni, dentro de 15 minutos. Mi corazón se aceleró, y temblando como una hoja, crucé la calle, todavía no sé cómo subí la escalinata de la municipalidad. Ahí, escondidos detrás de un cantero tuvimos la charla que derrumbó mis ilusiones. Me dio el famoso discurso que los hombres aprenden de chiquitos: “Sos una flaca re buena y te merecés lo mejor, yo te quiero mucho, me gusta ser tu amigo…bla…bla…bla…bla…pero no quiero ser tu novio”. Mientras el hablaba, mi cara empezó a arder, y mis ojos (mis delatores) empezaron a humedecerse primero e inmediatamente después dos cataratas, dignas copias de La garganta del Diablo, corrían por mis mejillas. En ese momento J perdió la calma y no sabía que hacer para tranquilizarme, y parece que lo único que se le ocurrió fue…COMERME LA BOCA DE UN BESO. Hasta ese entonces yo lo más que había tenido era un piquitito en la comisura de los labios con mi noviecito de la primaria, pero este fue un BESO, con todas las letras…a esa altura yo ya no entendía nada. No sé como subí al micro ni como llegué a mi casa ese día.

Y ustedes… ¿se acuerdan de su primer beso?


P/D: al día siguiente fue hasta mi casa, pero no para proponerme ser su novia, sino para pedirme PERDON POR EL BESO. Sí, sí, lo sé...terrible lo mío.

3 comentarios:

killer queen dijo...

Mmmmm...mi primer beso ya lo conté en el blog ,...pero fue muy parecido a un intento de asfixia con obstrucción en la traquea!!

Pilar dijo...

Si recuerdo mi primer beso, allá lejos y hace tiempo, tímido, suave,pero dulce en mi recuerdo. Besos para vos hermosa. Pilar

Briks dijo...

yo ya lo conté por ahí...

lo recuerdo con lujos de detalles.
recuerdo el nombrede la señorita, la ocasion, el momento exacto y hasta la temperatura ambiente

así como tengo un recuerdo exacto y detallado del primer beso...no puedo acordarme absolutamente nada de mi "primera vez"

lo juro