jueves, 29 de enero de 2009

INGREDIENTES PARA UN SANDWICH (1º parte)

Para que un sándwich sea tal, es fundamental elegir un buen pan, sobre todo el primero, que va a soportar al resto de los ingredientes.
Al Flaco, le tocó ese papel en este sándwich, fue por parte de padre 1º hijo, 1º nieto, 1º sobrino (encima ahijado) y por parte de madre 1º hijo de la más chiquitita de las hermanas, el 1º heredero de la nena mimada y aunque antes había 15 y después llegamos 5 nietos más por ese lado su lugar nadie se lo quitó.
Encima era superinteligente (con los años me parece que se le fue) caminó a los 10 meses, al año ya había dejado los pañales, encima era un caballerito en la mesa, jamás un berrinche o un enchastre cuando comía. Lo único negativo, es que no hablaba, pero tampoco le hacia mucha falta, movía un dedo y tenía un séquito a su disposición.
Sí, siempre fue muy inquieto, y testigos de eso son las múltiples cicatrices que hay en su cuerpo (puntos varios en boca, cabeza, piernas, cejas, mordeduras de perros, etc., etc. etc.) y las numerosas visitas a la guardia de la Clínica del Niño (casi lo nombran socio vitalicio)
El Flaco, vivió (y vive) un reinado eterno, en casa de los abuelos (paternos), dicho por ellos mismos, era el dueño de todo hacía y deshacía según se le cantara su regalada gana, a su condición de 1º nieto se le sumó la de ser el único varón, el que continuaría el apellido (como si hicieran falta más Perez en la guía). En casa de los nonos (materno) era el más chiquitito (los que vinimos después no conocimos al nono) y si bien no hacía lo que quería andaba cerca.
Yo vine a “arruinarle” las cosas, con sólo 3 añitos se vio desplazado por una personita, llorona, caprichosa y “mujer” (debo aclarar que en eso fui la primera, mi papá y mi abuela morían de amor por las nenas, y fui muy esperada). Nuestra relación siempre fue de amor-odio, siempre me cuidó mucho y me protegió, de los demás, porque nadie me defendía de él. El Flaco tenía una premisa: “NADIE HACE LLORAR A MI HERMANA, EXCEPTO YO”. Creo que todavía me duelen los brazos de las “paralíticas” que me pegaba.
De chicos, cumplió excelentemente su tarea de hermano mayor, cuando mami se iba a yoga, reuniones de la escuela, etc…él quedaba a cargo de todo, y tenía todo muy organizado: de 16 a 17 hs. hurguetear absolutamente todo en busca de los secretos que escondía mami en los cajones (así una vez descubrimos una carta que escribió papá cuando eran novios, que manera de reírnos). De 17 a 18 hs. jugar Titanes en el Ring y los Indios eran nuestros favoritos (usábamos a escondidas las pinturas de mamá para disfrazarnos) 18 a 18:30 hs. Ordenar todos los líos que habíamos hecho. 18:30 a 19 hs. tomar la leche mientras mirábamos los “dibus”. Cuando mami llegaba a las 19:15 hs. aprox. encontraba todo limpio, ordenado y a nosotros ya merendados y haciendo la tarea. Un genio de la organización el chico.
El flaco me enseño a nadar, a tirarme “de cabecita”, a viajar parada en la parrilla de su bici, a chupar el juguito de los sarmientos tiernos de la parra, a disparar el aire comprimido. Gracias a él tengo 2 puntos en la frente, una cicatriz en la rodilla y un esguince crónico de tobillo. Una vez casi matamos a la Peti, en uno de nuestros juegos, claro que mamá y papá se enteraron hará cosa de 5 años…era nuestro secretísimo de hermanos.
La adolescencia nos agarró cruzados, vivíamos peleando (incluso llegamos a las manos) las previas de mis salidas a bailar eran una tortura, siempre tenía algo para criticarme, la ropa, el pelo, el maquillaje, la compañía, toooodo. En mi adolescencia si hubo algo que me acompañó fue la obesidad, pero no me importaba, yo disfrutaba la vida, y si me decían gorda me reía; excepto cuando me lo decía el, sufría terriblemente cuando durante nuestras peleas largaba el “GORDA CHOTA” (aquí usamos esa palabra como los porteños el “bolu” nadie se espanta de escucharla). Así y todo en nuestros momentos de “a buenas” éramos muy compinches, siempre fui la primera en conocer a sus numerosas novias, el Flaco me llevó a mi primer recital y con él conocí el boliche del momento. Yo no tomaba alcohol, pero el me hizo probar por primera vez el que después sería por mucho tiempo mi trago favorito…”Kriptonita” (un trago de color verde que lo único reconocible en el era el licor de menta, el resto “vayaunoasaber”) El y sus amigotes, se hacían llamar “La pandilla”, se encargaban de “advertir” a mis posibles novios, sobre la inconveniencia de hacerme sufrir.
Nunca fuimos hermanos pegotes de esos que están todo el día a los abrazos. Tenemos en nuestro calendario anual, 4 besos obligatorios, a saber: Navidad, Año Nuevo, Cumple suyo y Cumple mío. Cuando alguno de los dos tiene un rapto de amor fraternal, el otro lo mira con una sonrisa y le dice “¿hoy es Navidad?
Hoy el Flaco no está tan flaco y sí está muy lejos, la vida y las crisis económicas pusieron un mar de distancia entre nosotros, y lo extraño terriblemente. Con la Peti tuvimos que afrontar situaciones muy duras en los últimos años y tomar decisiones “adultas” y realmente nos faltaba la presencia de NUESTRO HERMANO MAYOR, aunque todo lo hiciéramos nosotras, solo su presencia era lo que necesitábamos en ese momento.
El año pasado vino a visitarnos, y nos empachamos de amor fraternal, además nos trajo el mejor regalo que nos podía dar, Yei Yei su retoño, MI sobrino hermoso.
¿Uds. tienen hermanos? ¿Cómo se llevan con ellos?

8 comentarios:

Beatrizl10 dijo...

Me encanta tu blog. Te he dejado un premio en rl mío. Un beso.

killer queen dijo...

Como ya conté sobre mis hermanas y su negacíon a reconocerme como primogenita todo poderosa!!!, solo me queda decir que...ME HUBIERA ENCANTADO TENER UN HERMANO MAYOR!!
Así mis viejos se ocupaban de el y yo podía hacer y deshacer a mi antojo!!ja!

Roky Rokoon dijo...

tengo uno, y me llevo para atrasssssssssssssssssss

Alelu dijo...

Beatriz...muchas gracias...ya pasaré a retirarlo jejej....

Killer....en este post solo conte algo de mi hermano, en otro ya me encargaré de desmitificar el idilio de "qué lindo un hermano mayor que te lleve a todos lados" vil mentira.

Rocky...a nosotros el empacho de amor nos duró 10 días de los 45 que estuvo...después volvimos a pelear como siempre...jaja

Pilar dijo...

Tengo dos hermanos uno mayor y el otro menor (dos años de diferencia entre nosotros)A mi edad puedo decirte que al ser la mimada por toda la familia ellos cumplian el rol de guardabosques en nuestra adolescencia. Hoy siguen preocupádose de cómo estoy y yo de ellos. A la distancia muchos acontecimientos quedaron en el recuerdo hermoso de una niñez sin traumas. Besos Pilar

Mariscal dijo...

Alelu:

Gracias por tu mail.

He comenzado a leer tu blog.

Tengo hermanos. Los dos menores que yo.

Hace un par de años. Despues de algunos de mi divorcio, mi madre y mi hermana enfermaron de cierta gravedad.

Las dos debieron ser operadas, y como su convalecencia coincidía con el fin de mi contrato de alquiler, me mudé con ellas.

Solo iba a sr por algunos meses.

Poco tiempo después, mi hija menor, que por ese momento tenía 14 años decidió venir a vivir con nosotros.

Cada vez que insinúo que me quiero mudar, empieza todas una serie de movidas para evitarlo.

Pero ya lo he decidido, en junio mi hija y yo nos mudamos.

Y respecto a mis hermanos, nos llevamos muy bien.

Mi hermano, el del medio vive a tres cuadras de mi casa y nos vemos prácticamente todos los días.

Alelu dijo...

Pilar...yo muchas de las cosas que escribo de mis hermanos...ahora las recuerdo con una sonrisa y si bien cuando estamos juntos discutimos mucho, es nuestra forma de decirnos "te quiero". Cuando mi hermano vino el año pasado, los primeros días de tantas atenciones y amor fueron raros, sentí que lo habia recuperado cuando un día me dijo.."no seas tan pelot...querés"
jajaja

Alelu dijo...

Mariscal...bienvenido...justo yo andaba de visita por tu blog...chusmeando los post mas viejitos...